Una solución de seguridad electrónica, de acuerdo a tu necesidad.

En los últimos años, las cámaras de seguridad para el hogar tipo DIY «Do It Youself», en español «Hazlo tu mismo», que se pueden instalar y monitorear, se están vendiendo a través de tiendas en línea, y los consumidores optan por esta opción por su de fácil instalación y uso. Hay muchas opciones en el mercado, cada cual con diversas funciones, por lo que en ocasiones no es fácil identificar qué tipo de cámara es más adecuada para nuestra necesidad particular.

Aquí te presentamos algunos consejos para ayudarte a elegir cámaras de seguridad, para que te sea más fácil encontrar un equipo acorde a tu necesidad.

La especificación más importante de las cámaras es la resolución, dado que es difícil identificar de manera nítida un rostro, es conveniente elegir cámaras con resolución de al menos 1 megapixel ó superior. Con esto podremos asegurar una calidad de imagen y video buena.

La cantidad de cámaras requeridas puede variar según el propósito y entorno de la instalación. Si el propósito es evitar intrusiones externas, en una casa sola se necesitarían varias cámaras instaladas cubriendo perímetros y entradas principales. Si en cambio se instalarán en una empresa, en donde se busca monitorear o vigilar alguna actividad realizada, quizá sea necesaria solo una cámara para el área en específico.

Se recomienda que el ángulo de visión de la cámara sea lo más amplio posible. Un estándar diagonal de 120° o más es bueno, y si se complementa con otra cámara para eliminar punto ciego, el monitoreo se realizará de manera completa. Existen cámaras que cuentan con la función de PTZ (Pan, Zoom y Tilt) que pueden girar en 360° y en ese caso, con una sola cámara sería suficiente. Podemos encontrar también cámara con detección de movimiento, las cuales giran y enfocan automáticamente un objeto de acuerdo a su recorrido, de modo que un sujeto en movimiento puede colocarse dentro del ángulo de visión de la cámara sin requerir manipulación alguna.

Te recomendamos verificar la ciberseguridad con la que cuenta la marca de las cámaras que quieras adquirir. Al ser equipos que brindan información audio visual sumamente sensible por cuestiones de privacidad, son objeto de ataque por parte de piratas. Algunos equipos de bajo costo han sido atacados con códigos que abren una «puerta trasera», filtrando la imagen personal, y han podido incluso cambiar las contraseñas y tomar control de las cámaras de manera remota. Imagina el poder que les da el ver el interior de tus espacios… Es necesario verificar que la política de seguridad del fabricante sea clara y segura, y que los Fimware se actualicen con regularidad para complementar posteriormente la seguridad de los dispositivos.

¿Y donde se guardan los videos? Algunas cámaras tienen puerto para tarjetas SD, y aunque limita de alguna manera la capacidad de este formato de memoria, almacenan entre 1 y 2 semanas de video continuo. Algunas otras permiten guardar en la nube, y depende de tu plan de Cloud contratado para saber cuánto tiempo de respaldo tendrás. Ésta ultima opción brinda además la posibilidad de acceder a la nube y consultar a través de apps en smartphones. Si en cambio tu elección es un kit CCTV, la capacidad del almacenamiento depende del disco duro que se instale en el DVR. En este caso, la información se guarda de manera local en el DVR, y con la configuración adecuada, podrás acceder a él desde cualquier lugar por de una app en tus dispositivos móviles, por internet; pero a diferencia de la nube, si el disco duro llega a tener avería física, puedes perder lo almacenado.

Todo equipo electrónico requiere soporte postventa, por lo que es recomendable verificar que el fabricante brinde este servicio de manera sencilla. Es común que lleguen a consultarnos clientes con productos de marcas desconocidas, de las cuales no existe alguna página de soporte en donde se pueda descargar un software adecuado para el equipo, y se puede volver un dolor de cabeza, que terminaría por hacerte perder dinero. Con una simple búsqueda en internet, de la marca del fabricante, puedes ahorrarte disgustos. Te ayudará a poder consultar también compatibilidad del software con tu sistema operativo, tiempo de garantía del producto, y si estás comprando con un distribuidor certificado de la marca.

La alimentación eléctrica es otro tema importante, porque aunque tengas muchas cámaras que cubran todo tu espacio, son susceptibles de sufrir una interrupción de energía que las deja inútiles. Existen en el mercado cámaras que incluyen una batería sin cable de alimentación, sin embargo no son adecuadas para lugares con mucho movimiento, pues se consume más rápido la carga y dura muy pocos días. Teniendo en cuenta el entorno de instalación y uso, es mejor seleccionar un producto con alimentación constante para lugares con mucho movimiento, pero integrar a la instalación un No break. Estos equipos contienen baterías internas, que dependiendo de la capacidad del equipo, pueden brindarte energía para que las cámaras sigan prendidas desde 10 minutos hasta 1 hora, en caso de una interrupción eléctrica.

En general, es necesario ser cautelosos a la hora de comprar electrodomésticos, pero en el caso de cámaras de seguridad, es importante considerar primero la seguridad y calidad del producto, teniendo en cuenta que es un equipo para brindarte seguridad y antes de considerar costo- desempeño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *